Hacer amigos para Dios – El poder de la oración: Interceder por otros

Versículo para memorizar. Santiago 5:16. “Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho”

La palabra de Dios nos aconseja: “Orad sin cesar” (1ª de Tesalonicenses 5:17). Cuando Pablo presenta la armadura del cristiano, indica que debe usarse “orando en todo tiempo”, y termina con una petición especial de oración “por mí” (Efesios 6:18-19). Hay poder especial en la oración cuando se usa para interceder por otros, sean creyentes o incrédulos.

UN CONFLICTO CÓSMICO

“Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes” (Efesios 6:12).

Vivimos inmersos en un conflicto de dimensiones cósmicas entre el bien y el mal, entre Cristo y Satanás. Cada uno militamos en uno de los dos bandos (muchas veces vacilando entre ambos). Sin embargo, por parte de Cristo no existe el “servicio militar obligatorio”. Él no fuerza a nadie a seguirle. No actúa sin nuestro permiso. Ahí es donde entra en acción la oración intercesora. De este modo, le damos “permiso” a Dios para intervenir en las vidas de aquellos por los que intercedemos. Dios honra nuestra decisión de orar por ellos y trabaja aún más poderosamente en su favor.

JESÚS: EL PODEROSO INTERCESOR

“Dijo también el Señor: Simón, Simón, he aquí Satanás os ha pedido para zarandearos como a trigo; pero yo he rogado por ti, que tu fe no falte” (Lucas 22:31-32).

Cuando estuvo en la Tierra, Jesús fue un hombre de oración. Cuanto más duro era el conflicto, más tiempo dedicaba a la oración. No confió en sus propias fuerzas para luchar contra las huestes del mal. A través de la oración, dependió de la fuerza del Omnipotente. Nos dio ejemplo al orar por personas concretas, como Pedro. Sabía que Pedro no era consciente de que necesitaba ayuda especial esa noche. Por eso intercedió por él. Dios nos invita a llevar a personas concretas ante su trono y dejarlas en sus manos. Debemos persistir en ello hasta
ver frutos. Recordemos que Jesús mismo está ahora intercediendo personalmente por cada uno de nosotros.

LAS ORACIONES INTERCESORAS DE PABLO

“no ceso de dar gracias por vosotros, haciendo memoria de vosotros en mis oraciones” (Efesios 1:16).

Cuando Pablo oraba por otros creyentes, ¿qué pedía? Él mismo lo dice en Efesios 1:17-23.

• Que Dios les diese sabiduría (v. 17).
• Que pudieran conocer mejor a Dios (v. 17).
• Que conozcan la esperanza a la que son llamados (v. 18).
• Que sepan de la gloriosa herencia que les espera (v. 18).
• Que conozcan el poder de Dios (v. 19-23).

En otras oraciones por los creyentes, como la registrada en Filipenses 1:3-11, Pablo agradece por el crecimiento espiritual de sus hermanos y ora para que sigan avanzando y creciendo. Su ejemplo nos insta a orar por nuestros hermanos y hermanas. Para fortalecerles y animarles en su vida cristiana.

PODERES INVISIBLES EN ACCIÓN

“Entonces me dijo: Daniel, no temas; porque desde el primer día que dispusiste tu corazón a entender y a humillarte en la presencia de tu Dios, fueron oídas tus palabras; y a causa de tus palabras yo he venido” (Daniel 10:12).

Preocupado por la situación de los retornados desde Babilonia a Jerusalén, Daniel afligió su alma y oró intensamente por ellos durante 21 días. Aparentemente, su oración no estaba siendo escuchada. No se podía percibir ningún cambio en su situación. En el momento oportuno, Dios envió una visión al profeta afligido y le aseguró que había sido escuchado desde el primer momento. Dios había estado trabajando en otras líneas de batalla para responder a su oración. Él escucha la oración intercesora, aunque a veces, no veamos resultados inmediatos.

FOCO EN LA ORACIÓN

“En cuanto a mí, que el Señor me libre de pecar contra él dejando de rogar por vosotros” (1ª de Samuel 12:23 DHHe).

Nuestra oración intercesora debe ser ferviente, sincera y específica. Pablo oraba por personas concretas (como sus colaboradores), por iglesias específicas (como Éfeso o Filipos). Pedía oraciones para ser liberado o fortalecido en su predicación (Fil. 1:19; Col. 4:3). Debemos orar por los que sabemos que aún no conocen al Salvador (Jn. 17:20); también para fortalecer a los creyentes (Ef. 3:14-16); para que Dios extienda su perdón (1Jn. 5:16); por la protección de otros en momentos difíciles (Hch. 12:12); …Cuando oramos por los demás nos convertimos en un canal de bendición de Dios para ellos.

Nota de EGW: “¿Qué comprende la intercesión? Es la cadena áurea que une al hombre finito con el trono del Dios infinito. El ser humano, a quien Cristo ha salvado por su muerte, importuna ante el trono de Dios, y su petición es tomada por Jesús que lo ha comprado con su propia sangre. Nuestro gran Sumo Sacerdote coloca su justicia de parte del sincero suplicante, y la oración de Cristo se une con la del ser humano que ruega” (A fin de conocerle, 13 de marzo).
“Comenzad a orar por las almas; aproximaos a Cristo, colocaos más cerca de su costado sangrante. Permitid que un espíritu humilde y sereno adorne vuestras vidas, y haced que vuestras peticiones fervientes, sinceras y humildes asciendan hacia Dios en busca de sabiduría para tener éxito en la salvación no sólo de vuestra propia alma, sino también de otras almas” (Testimonios para la iglesia, tomo 1, pg. 449).

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios, recoger información estadística e incluir publicidad. Para continuar navegando debe aceptar su instalación y uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra <a href="https://evangelike.com/politica-de-cookies/">Política de Cookies</a> más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar