Daniel – De Jerusalén a Babilonia

Versículo para memorizar. Daniel 1:17. “A estos cuatro muchachos Dios les dio conocimiento e inteligencia en todas las letras
y ciencias; y Daniel tuvo entendimiento en toda visión y sueños”.

En tres ocasiones, Nabucodonosor entró en Jerusalén para someterla. En la última, el año 586 a.C., Jerusalén quedó destruida y el pueblo de Israel fue deportado a Babilonia. En la segunda, el año 597 a.C., el rey se llevó a los artesanos, herreros y otros hombres importantes (entre ellos, a Ezequiel). En la primera, el año 605 a.C., fueron llevados a Babilonia los príncipes del pueblo. La estrategia consistía en “babilonizar” a estos príncipes para asegurarse su lealtad. Entre ellos, estaban Daniel, Ananías, Misael y Azarías.

LA SOBERANÍA DE DIOS

“Y el Señor entregó en sus manos a Joacim rey de Judá, y parte de los utensilios de la casa de Dios; y los trajo a tierra de Sinar, a la casa de su dios, y colocó los utensilios en la casa del tesoro de su dios” (Daniel 1:2).

El Dios verdadero aparece como un dios derrotado y exiliado, incapaz de defender a su propio pueblo. Pero la expresión “el Señor entregó…” cambia completamente la visión de los acontecimientos. Es Dios mismo quien utiliza a Babilonia para castigar la impiedad de su pueblo (Habacuc 1:5-11). Él controla la historia. Limita a 70 años el castigo de su pueblo. Llama a Ciro para devolverles la libertad (Esdras 1:1). Y tenemos la seguridad de que Dios seguirá controlando los acontecimientos de la historia y protegiendo a su pueblo hasta el fin, hasta su Venida en gloria.

FE BAJO PRESIÓN

“A éstos el jefe de los eunucos puso nombres: puso a Daniel, Beltsasar; a Ananías, Sadrac; a Misael, Mesac; y a Azarías, Abed-nego” (Daniel 1:7).

Para convertir a los príncipes hebreos en súbitos leales, Nabucodonosor tenía que cambiarles su forma de pensar y de adorar.

• Cambió su residencia, de la humilde ciudad de Jerusalén a la opulenta ciudad de Babilonia.
• Cambió sus nombres, para asociar su identidad con la de los dioses babilónicos.
• Cambió su educación, para que aprendiesen la cultura y la religión babilónicas.
• Cambió su alimentación, para que participasen activamente en la adoración a los dioses de Babilonia.

Aceptar estos cambios los convertiría en funcionarios reales. ¿Comprometerían sus principios a cambio de una vida fácil y cómoda?

RESUELTOS Y FIRMES

“Y Daniel propuso en su corazón no contaminarse con la porción de la comida del rey, ni con el vino que él bebía; pidió, por tanto, al jefe de los eunucos que no se le obligase a contaminarse” (Daniel 1:8).

Aparentemente, nada podían hacer los jóvenes hebreos ante los cambios a los que iban a ser sometidos. Pero Daniel no estuvo dispuesto a ceder en aquello que estaba en oposición a su fe. Aparentemente, nada podían hacer los jóvenes hebreos ante los cambios a los que iban a ser sometidos. Pero Daniel no estuvo dispuesto a ceder en aquello que estaba en oposición a su fe.
Daniel sugirió una dieta que evitaba ambos problemas. Además, solicitó una bebida que le permitiese pensar con claridad. Ante todo, confió en que Dios respondería a su fe produciendo resultados en un periodo muy reducido de tiempo (diez días).

INTACHABLES Y SABIOS

“A estos cuatro muchachos Dios les dio conocimiento e inteligencia en todas las letras y ciencias; y Daniel tuvo entendimiento en toda visión y sueños” (Daniel 1:17).

Aspenaz seleccionó jóvenes “sin ningún defecto” (Daniel 1:4 NVI). Simbólicamente, Nabucodonosor ofrecía así un sacrificio de acción de gracias a su dios Marduk. Ningún joven tenía defecto físico o intelectual. Pero solo cuatro demostraron no tener defectos espirituales.
Dios honró la fidelidad de estos jóvenes otorgándoles una apariencia física y un conocimiento intelectual superiores a los de los demás jóvenes hebreos (v. 15, 17). Dios también nos concede sabiduría para mantenernos fieles en un mundo contaminado por mitos y mentiras.

EL EXAMEN FINAL

“El rey los interrogó, y en todos los temas que requerían de sabiduría y discernimiento los halló diez veces más inteligentes que todos los magos y hechiceros de su reino” (Daniel 1:20).

Los conocimientos que adquirieron incluían conceptos en los que no creían. Igualmente, hoy tenemos que adquirir conocimientos erróneos que la ciencia actual enseña como ciertos. Debido a las decisiones que tomaron para defender su fe, Dios los pudo bendecir dándoles una capacidad intelectual superior. ¡Pasaron su examen con matrícula de honor! De su experiencia, aprendemos que:

• Dios controla la historia.
• Dios da sabiduría para enfrentar el ambiente hostil que nos rodea.
• Dios honra a los que deciden obedecerle en cualquier circunstancia.

Nota de EGW: “Daniel estuvo sujeto a las más severas tentaciones que puedan asaltar a los jóvenes de hoy; con todo, fue fiel a la instrucción religiosa que recibió en la infancia. Estuvo rodeado de influencias calculadas para trastornar a quienes vacilasen entre los principios y la inclinación; pero, no obstante, la Palabra de Dios lo presenta como un personaje intachable. Daniel no osó confiar en su propio poder moral. La oración era una necesidad para él. Hizo a Dios su fortaleza y el temor de Dios estaba de continuo delante de él en todos los asuntos de su vida” (La educación cristiana, pg. 266).

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios, recoger información estadística e incluir publicidad. Para continuar navegando debe aceptar su instalación y uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra <a href="https://evangelike.com/politica-de-cookies/">Política de Cookies</a> más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar