Cómo interpretar las Escrituras – La Creación: el Génesis como pilar, parte 1

Versículo para memorizar. Juan 1:1-4. “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Este era en el principio con Dios. Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres”.

¿Fue el hombre creado por la mano de Dios o es el resultado de la evolución de las especies? ¿Puede ser interpretada la Biblia de modo que pueda aceptarse tanto el origen divino del hombre como la teoría de la evolución? ¿Qué implicaciones tiene aceptar o rechazar la literalidad de la Creación en seis días, tal como la enseña Génesis 1-3?

EN EL PRINCIPIO…

“En el principio creó Dios los cielos y la tierra” (Génesis 1:1).

Los filósofos llevan siglos intentando dar respuesta a tres preguntas básicas: ¿de dónde vengo? ¿quién soy? ¿a dónde voy? La Biblia, por su parte, responde a estas preguntas desde sus primeras páginas. No somos fruto del azar, sino que hemos sido creados por Dios con un propósito. También nos enseña la preexistencia de Dios y su intervención personal en nuestra creación. Toda la Divinidad (un único Dios en tres personas) participó en nuestro origen: “hagamos al ser humano” (Génesis 1:26 NVI; ver Génesis 1:1 y Colosenses 1:6). Podemos tener la esperanza de que Jesús, que hizo el universo (Hebreos 1:2), completará finalmente lo que comenzó.

LOS DÍAS DE LA CREACIÓN

“Y llamó Dios a la luz Día, y a las tinieblas llamó Noche. Y fue la tarde y la mañana un día” (Génesis 1:5)

En un intento de armonizar la Biblia con la evolución, se ha querido interpretar el término “día” de forma metafórica, como grandes periodos de tiempo. El simple hecho de que estos días se dividan expresamente en periodos de noche y mañana realza la idea de que los días de la creación son periodos de 24 horas. No hay indicación de que exista algún intervalo entre estos días, sino que componen una semana consecutiva (día segundo, día tercero, …). Este es el fundamento del mandamiento del sábado (Éxodo 20:8-11). Aceptar o rechazar la semana literal de la Creación implica aceptar o rechazar la fiabilidad de toda la Biblia.

Nota de EGW: “Los primeros seis días de cada semana nos fueron dados para trabajar, porque Dios empleó el mismo período de la primera semana en la obra de la creación. Apartó el séptimo día para que fuera un día de reposo, en conmemoración de su propio descanso durante el mismo período, después de terminar la obra de la creación en seis días. Pero la suposición infiel que pretende que los acontecimientos de la primera semana requirieron siete períodos largos y de duración indefinida, atenta directamente contra el fundamento del sábado del cuarto mandamiento. Hace oscuro e indefinido aquello que Dios hizo sumamente claro” (Ser semejante a Jesús, 22 de mayo).

EL SÁBADO Y LA CREACIÓN

“Y bendijo Dios al día séptimo, y lo santificó, porque en él reposó de toda la obra que había hecho en la creación” (Génesis 2:3).

El concepto de la semana, tal como emana del relato de la Creación, está sufriendo grandes cambios en nuestros días. A nivel empresarial, se realza cada vez más el descanso dominical. En algunos países, los diccionarios definen el domingo como séptimo día de la semana. Los papas han emitido varias encíclicas contra “el sábado judío” (“Dies Domini”, “Laudato Si’”). Jesús, sin embargo, se proclama “Señor del sábado” (Mateo 12:8). En él reposó, lo bendijo, lo santificó, y nos enseñó a descansar el sábado como Él lo hizo (Éxodo 20:8-11). El último mensaje para este mundo lleva implícita la proclamación del sábado como recordatorio de la creación divina (Ap. 14:7).

LA CREACIÓN Y EL MATRIMONIO

“Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él” (Génesis 2:18).

Creados distintos, pero complementarios, el hombre y la mujer componen una unidad familiar. Dios, como ser plural, quiso que la humanidad se perpetuase a través de la unión íntima de un hombre y una mujer. A los hijos, fruto de esta relación, se les pide que honren a su padre y a su madre (Éxodo 20:12). Tal vez previendo otro tipo de unión familiar, se mencionan explícitamente al padre y a la madre, sin usar el genérico “padres”. El propósito original de la Creación de Dios era un mundo lleno de familias amorosas que pusieran a Dios por encima de todo, reflejaran su carácter en su vida y criaran a sus hijos en humilde obediencia.

LA CREACIÓN, LA CAÍDA Y LA CRUZ

“más del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás” (Génesis 2:17).

La Biblia deja claro que la muerte entró en este mundo como consecuencia del pecado de Adán y Eva (Ro. 5:12). También nos dice que la única posibilidad de vencer a la muerte y tener vida eterna es a través de la Redención que Jesús consumó con su muerte y resurrección (Juan 6:40). Por el contrario, la teoría de la evolución sostiene que el hombre fue “creado” después de muchos ciclos de lucha por la supervivencia y muerte. Es decir, que la muerte es inherente a la vida. Aceptar esta teoría, aun cuando pensemos que Dios intervino en algún proceso, es negar la necesidad de un Redentor, ya que negaríamos que la muerte es consecuencia del pecado. Aceptar la Biblia, sin embargo, nos muestra un plan de Salvación y la esperanza de vida eterna en Cristo.

Nota de EGW: “Cuán a menudo se revisan o desechan las supuestas deducciones de la ciencia, con qué prontitud se añaden o quitan millones de años al supuesto período del desarrollo de la tierra y cómo se contradicen las teorías presentadas por diferentes hombres de ciencia; cuando se considera esto, ¿consentiremos nosotros, por el privilegio de rastrear nuestra ascendencia a través de gérmenes, moluscos y monos, en desechar esa declaración de la Santa Escritura, tan grandiosa en su sencillez: “Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó”? …Debidamente comprendidas, tanto las revelaciones de la ciencia como las experiencias de la vida están en armonía con el testimonio de la Escritura en cuanto a la obra constante de Dios en la naturaleza”

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios, recoger información estadística e incluir publicidad. Para continuar navegando debe aceptar su instalación y uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra <a href="https://evangelike.com/politica-de-cookies/">Política de Cookies</a> más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar