Cómo interpretar las Escrituras – Cómo vivir de acuerdo a la Palabra de Dios

Versículo para memorizar. Santiago 1:22. “Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos”

El objetivo de cualquier estudio de la Biblia es más que adquirir conocimiento mental. Si se hace correctamente, conducirá a la obediencia del corazón. Es una obediencia que es más profunda y más significativa que la simple conformidad externa. Conducirá a una alegre fidelidad a la voluntad de Dios. Las verdades de las Escrituras no son solo para ser creídas sino –especialmente– para ser vividas.

LA PALABRA VIVA DE DIOS Y EL ESPÍRITU SANTO

“para que seáis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin mancha en medio de una generación maligna y perversa, en medio de la cual resplandecéis como luminares en el mundo” (Filipenses 2:15).

Filipenses 2:12 nos invita a ocuparnos de nuestra salvación. ¿Cómo podemos hacer esto? Según Pablo, el estudio de la Palabra de Dios debe producir cambios significativos en nuestra vida (v. 14-16). Para que estos cambios se realicen, debemos dejar obrar al Espíritu Santo. ¿Por qué? “Porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad” (v. 13). El Espíritu Santo…

• Ilumina nuestra mente. (Juan 14:26).
• Nos conduce a Jesús. (Juan 15:26).
• Nos guía a la verdad. (Juan 16:13).
• Nos da esperanza y confianza. (Romanos 5:5).
• Nos trae gozo. (Romanos 14:17).
• Nos llena de amor. (Gálatas 5:22).
• Nos lleva a la obediencia. (Filipenses 2:13).

APRENDAMOS DE JESÚS

“Él le dijo: ¿Qué está escrito en la ley? ¿Cómo lees?” (Lucas 10:26).

Debemos seguir el ejemplo de Aquel que dijo: “aprended de mí” (Mateo 11:29). Jesús estudió e interiorizó las Escrituras de tal modo que era capaz de recurrir a ellas y aplicarlas correctamente en los distintos sucesos de su vida. Usó las Escrituras cuando fue tentado, como justificación para expulsar a los mercaderes del Templo, como respuesta a preguntas difíciles… Veía el cumplimiento de las Escrituras en los acontecimientos que ocurrían a su alrededor (Marcos 14:27). De igual modo, debemos aplicar la Biblia al tomar decisiones, a la hora de actuar, al interpretar los acontecimientos, al compartir a Cristo con otros…

¿JESÚS VERSUS LAS ESCRITURAS?

“Oísteis que fue dicho: Ojo por ojo, y diente por diente. Pero yo os digo: No resistáis al que es malo; antes, a cualquiera que te hiera en la mejilla derecha, vuélvele también la otra” (Mateo 5:38-39).

Algunos piensan que Jesús rechazó partes del Antiguo Testamento, sustituyéndolas por nuevos mandamientos (“Pero yo os digo”). Lejos de rechazarlas, lo que Jesús hizo fue darles un significado más amplio y correcto a esas partes. Él mismo aclaró que no había venido “a anular la ley o los profetas” (Mateo 5:17 NVI). Nunca fue su intención aceptar unas partes de la Biblia y rechazar otras. De igual modo, nadie está autorizado para decidir qué es inspirado o útil en la Biblia y qué no lo es. “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil” (2ª de Timoteo 3:16).

TIEMPO A SOLAS CON LA PALABRA DE DIOS

“Estad quietos, y conoced que yo soy Dios” (Salmo 46:10).

¿Cómo podemos conocer mejor a una persona? ¡Dedicándole tiempo! ¿Cómo podemos conocer mejor a Jesús? ¡Dedicándole tiempo! Debemos apartar tiempo especial para buscar a Jesús a través del estudio de la Biblia y la oración. No es una lectura rápida y despreocupada de la Biblia lo que nos ayudará a descubrir las verdades que contiene. Tenemos que leerla pausadamente, meditar en ella, dejar que el Espíritu nos hable e ilumine. Nuestra agenda debe incluir un momento diario para el estudio y la oración. De esta forma, nuestros pensamientos estarán conectados con la Fuente de Vida, y reflejaremos a Jesús en nuestra vida.

LA MEMORIA Y EL CANTO

“En mi corazón he guardado tus dichos, para no pecar contra ti” (Salmos 119:11).

¿Qué ventajas tiene memorizar textos bíblicos?

• Podemos aplicarlos en diversas circunstancias.
• Nos ayudan a tomar decisiones.
• Influyen en lo que pensamos y hacemos.
• Elevan nuestros pensamientos a Dios.
• Nos protegen contra engaños y falsas interpretaciones.
• Podemos citarlos cuando los necesitemos, aun cuando no tengamos una Biblia a mano.
• Nos defienden de la tentación.

Entre las formas de memorizar la Biblia, sus enseñanzas y sus historias, la música es sin duda una de las más eficaces. Al cantar himnos y canciones espirituales, las verdades de la Biblia quedan fijadas en nuestra mente. Además, son una fuente de ánimo y esperanza (Efesios 5:19).

Nota de EGW: “Debería haber un interés vivo y creciente en llenar la mente de la verdad bíblica. El precioso conocimiento así adquirido erigirá una barrera en derredor del alma, de manera que, aunque esté acosada por la tentación tendrá una firme confianza en Jesús por medio del conocimiento de Aquel que nos ha llamado a su gloria y virtud” (Consejos sobre la obra de la escuela sabática, pg. 38).

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios, recoger información estadística e incluir publicidad. Para continuar navegando debe aceptar su instalación y uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra <a href="https://evangelike.com/politica-de-cookies/">Política de Cookies</a> más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar