Servir a los necesitados – Una comunidad de siervos

Versículo para memorizar. Hebreos 10:23-24. “Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza,
porque fiel es el que prometió. Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras”.

Los cristianos somos las manos, los pies, la voz y el corazón de Jesús en el mundo actual. Por lo tanto, debemos actuar como Él actuó: “como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir” (Mateo 20:28). Cada iglesia cristiana es una comunidad de siervos. Para servirnos los unos a los otros y para servir a la comunidad.

AGENTES DE CAMBIO

“Más a Dios gracias, el cual nos lleva siempre en triunfo en Cristo Jesús, y por medio de nosotros manifiesta en todo lugar el olor de su conocimiento” (2ª de Corintios 2:14).

Los primeros creyentes atendían a los necesitados, tanto de la iglesia como de la comunidad. Pablo usa distintas metáforas para definir la iglesia, que implican que ésta es una comunidad de siervos.

• Sacrificio vivo (Ro. 12:1). Nos ponemos en manos de Dios para que Él cumpla su voluntad en nosotros, que incluye servir a los demás.
• Cuerpo de Cristo (1Co. 12:12-20). Como una prolongación de la cabeza (Cristo), servimos al mundo como Él lo hizo, cada uno según su capacidad.
• Embajadores (2Co. 5:18-20). Dios nos llama a anunciar la reconciliación entre las personas, y entre éstas y Dios.
• Perfume (2Co. 2:14-16). Nuestra presencia en la comunidad es “olor” a Cristo. Olor de vida para los que lo aceptan, o de muerte para los que lo rechazan.

UN REMANENTE QUE SIRVE

“Y aconteció que al día siguiente dijo Moisés al pueblo: Vosotros habéis cometido un gran pecado, pero yo subiré ahora a Jehová; quizá le aplacaré acerca de vuestro pecado” (Éxodo 32:30).

Al adorar al becerro de oro, la ira de Dios se encendió contra el pueblo de Israel hasta el punto de proponer su completa destrucción, y transferir las promesas a Moisés y a sus descendientes.
Pero Moisés amaba tanto a su pueblo que discutió con Dios y se negó a aceptar el cambio. Si el pueblo no se salvaba, él mismo estaba dispuesto a perder la salvación (Éxodo 32:32). Su intenso amor hacia los pecadores le llevó a interceder ante Dios por ellos.

CÓMO ALCANZAR ALMAS

“Del mismo modo, procurad que vuestra luz brille delante de la gente, para que, viendo el bien que hacéis, alaben todos a vuestro Padre que está en el cielo” (Mateo 5:16 DHHe).

Jesús nos pide que prediquemos el evangelio: “Y yendo, predicad, diciendo: El reino de los cielos se ha acercado”; y añade: “Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios; de gracia recibisteis, dad de gracia” (Mateo 10:7-8). El cuidado de los necesitados y la predicación del evangelio están íntimamente ligados. El uno queda cojo sin el otro. Por otra parte, ambos nacen como respuesta al gran amor que Dios ha mostrado por nosotros. Ese amor nos lleva a amar a los demás, y a buscar su bienestar tanto físico como espiritual (1ª de Juan 3:17).

LA GRACIA EN LA IGLESIA

“En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros” (Juan 13:35).

Los valores de la justicia, la gracia y el amor deben regir todo lo que sucede dentro de la iglesia. De otro modo, ¿cómo podríamos ser un ejemplo para nuestra comunidad? ¿Acaso no estaríamos dando un testimonio que negase nuestra fe? Como organización, la iglesia debe ser justa y generosa con sus empleados; debe proteger a los miembros más vulnerables; debe ayudar a los que pasan necesidad. Como individuos, cada miembro de iglesia debe preocuparse por el bien de los demás miembros, y ayudarles en la medida de sus posibilidades (Gálatas 6:10; Hebreos 13:16).

ESTIMULARNOS A LAS BUENAS OBRAS

“también nosotros, siendo muchos, formamos un solo cuerpo en Cristo, y cada miembro está unido a todos los demás” (Romanos 12:5 NVI).

Un grupo de personas que trabajan juntas pueden lograr más que lo que pueda hacer cada uno con un esfuerzo individual. Por eso, debemos trabajar juntos, como un cuerpo unido. Cada uno cumpliendo un rol diferente, según el Espíritu Santo le haya capacitado. Uno de los puntos donde la colaboración es más tangible es, precisamente, en la ayuda a los necesitados. Aunque esta labor puede no producir frutos inmediatos, y podemos cansarnos con el tiempo, el apóstol Pablo nos aconseja: “No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos” (Gálatas 6:9).

Nota de EGW: “Vivimos en una época especial de la historia de este mundo; debe hacerse una gran obra en muy poco tiempo, y cada creyente debe contribuir personalmente a sostenerla. Dios está pidiendo gente dispuesta a consagrarse a la obra de salvar almas. Cuando comencemos a comprender el sacrificio que Cristo realizó para salvar al mundo condenado a perecer, lucharemos poderosamente para rescatar a la gente. ¡Ojalá que todas las iglesias pudieran ver y comprender el sacrificio infinito de Cristo!” (Testimonios para la iglesia, tomo 9, pg. 102).

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios, recoger información estadística e incluir publicidad. Para continuar navegando debe aceptar su instalación y uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar