Servir a los necesitados- El Sábado: un día de libertad

Versículo para memorizar. Marcos 2:27. “También les dijo: El día de reposo fue hecho por causa del hombre, y no el hombre por causa del día de reposo”.

Uno de los mandamientos de “la ley de la libertad” (Santiago 2:12) nos insta a guardar el sábado.
El sábado nos liberta del trabajo, de la soledad, del estrés, etc. Nos permite relacionarnos libremente con nuestro Creador y Libertador. También nos enseña a confiar en el cuidado de Dios por nosotros, a practicar la igualdad y a preocuparnos por los enfermos y los necesitados.

SUFICIENTE MANÁ

“Más en el sexto día prepararán para guardar el doble de lo que suelen recoger cada día” (Éxodo 16:5).

Durante su esclavitud en Egipto, los israelitas habían dejado de observar el sábado. Dios quiso recordárselo al pueblo de una manera práctica (Éxodo 16):

• Suplió sus necesidades enviándoles “pan del cielo” (v. 4a).
• Los animó a confiar en Él, recogiendo únicamente la parte que necesitaban para el día (v. 4b).
• Realizó un milagro cada semana para enseñarles a descansar el séptimo día, sin preocuparse de trabajar para suplir sus necesidades (v. 6, 23).

Los gusanos destruían el maná acumulado por los desobedientes. La doble porción que no se agusanaba les enseñaba cómo debían disfrutar del sábado en compañía de Dios.

DOS RAZONES PARA EL SÁBADO

“Porque tu marido es tu Hacedor; Jehová de los ejércitos es su nombre; y tu Redentor, el Santo de Israel; Dios de toda la tierra será llamado” (Isaías 54:5).

• Éxodo 20:8-11 nos invita a recordar el poder creador de Dios, y a descansar el sábado como Él lo hizo (Génesis 2:2)
• Deuteronomio 5:15-15 nos invita a recordar el poder redentor de Dios, que sacó de la esclavitud a Israel, y nos libera de la esclavitud del pecado.

El sábado es el momento de detener el frenético ritmo de nuestra vida, y reunirnos juntos y crecer espiritualmente en torno a nuestro Creador y Redentor. Dios ha hecho del sábado una señal distintiva que deben tener aquellos que quieren adorarlo en el tiempo y forma que Él desea ser adorado (Ezequiel 20:12).

UN DÍA DE IGUALDAD

“mas el séptimo día es sábado a Jehová tu Dios; ninguna obra harás tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu buey, ni tu asno, ni ningún animal tuyo, ni el extranjero que está dentro de tus puertas, para que descanse tu siervo y tu sierva como tú” (Deuteronomio 5:14 RV77).

El beneficio del descanso sabático debe extenderse a todos, sin importar la edad, el sexo, o la condición social. Incluso los animales deben descansar en ese día. Debemos invitar también a disfrutar del sábado a aquellos que, estando en nuestra casa, no acostumbran a guardarlo. El beneficio del descanso sabático debe extenderse a todos, sin importar la edad, el sexo, o la condición social. Incluso los animales deben descansar en ese día. Leyes sobre la esclavitud (21:2-11). El sábado nos invita a desviar nuestros pensamientos de nosotros mismos y a pensar en los demás, especialmente en los más desfavorecidos.

UN DÍA DE SANIDAD

“Entonces Jesús les dijo: Voy a haceros una pregunta: ¿Es lícito en sábado hacer el bien, o hacer el mal?, ¿salvar una vida, o destruirla?” (Lucas 6:9 RV77).

La respuesta a la pregunta de Jesús es obvia: “es lícito hacer el bien en sábado” (Mateo 12:12). Los fariseos habían rodeado el sábado de reglas tan rigurosas que solo se podían otorgar a un enfermo los cuidados indispensables, pero no sanarlo (Lucas 13:14). Pero los Evangelios resaltan la necesidad de aliviar a los afligidos, y realizar obras de misericordia y benevolencia, relatando siete curaciones realizadas (algunas intencionalmente) en sábado.

DESCANSO SABÁTICO PARA LA TIERRA

“Habla a los hijos de Israel y diles: Cuando hayáis entrado en la tierra que yo os doy, la tierra guardará sábado para Jehová” (Levítico 25:2 RV77).

Un año de cada siete –el año sabático– y un año por cada siete semanas de años –el jubileo–, la tierra debía quedar en barbecho, sin ser sembrada ni cosechada (Levítico 25). Al igual que en el caso del maná, el pueblo de Israel debía confiar en recibir una bendición especial el 6º año, que les permitiese alimentarse tres años (v. 21). Durante el sábado de la tierra, debían compartir lo que tenían con los necesitados. No debían cosechar ni almacenar el producto de los campos. El sábado nos invita a dejar de preocuparnos por nosotros mismos, y a buscar “primeramente el reino de Dios y su justicia” (Mateo 6:33).

Nota de EGW: “Dios es misericordioso. Sus requerimientos son razonables y concuerdan con la bondad y la benevolencia de su carácter. El sábado fue creado para que toda la humanidad recibiese beneficio. No fue hecho el hombre para adaptarse al sábado; sino que el sábado fue hecho después de la creación del hombre, para satisfacer sus necesidades. Después que Dios hubo hecho el mundo en seis días, reposó y luego santificó y bendijo el día en que había reposado de todas sus obras que había creado y hecho. Puso aparte ese día especial para que el hombre descansase en él de su trabajo, a fin de que mientras mirase la tierra y los cielos, pudiese reflexionar que Dios había hecho todo esto en seis días y reposado en el séptimo, y que al contemplar las pruebas tangibles de la sabiduría infinita de Dios, su corazón se llenase de amor y reverencia hacia su Creador” (Testimonios para la iglesia, tomo 2, pg. 516).

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios, recoger información estadística e incluir publicidad. Para continuar navegando debe aceptar su instalación y uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar